Carta urgente por un mundo sin muros (3)


De Palestina a San Antonio, de Melilla a la frontera polaca – Unides por un Mundo sin Muros

«Esto es el infierno. Está en llamas.»

Ghassan Khanafani, “Hombres al Sol”

Publicamos esta carta el 8/9 de julio, dos fechas importantes en el marco de la lucha palestina. El 8 de julio conmemoramos el 50 aniversario del asesinato del poeta palestino que narró la resistencia y la difícil situación de los refugiados Ghassan Khanafani. El 9 de julio marca el 18º aniversario del fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre el Muro del Apartheid de Israel.

Sin embargo, esta carta no trata de la rememoración, sino de la necesidad inmediata de acción.

Las últimas semanas ha salido a la luz con una crueldad escalofriante hasta qué punto los crímenes horrendos y las tragedias humanas son parte integral de los muros que los Estados poderosos y sus élites están construyendo para fortificar sus fronteras y preservar su supremacía y privilegio.

Es más urgente que nunca que aprovechemos nuestra fuerza colectiva para desmantelar estos muros, desde Palestina hasta las fronteras europeas, EE. UU. y más allá.

Un mundo de muros

En San Antonio, 53 personas murieron en un camión cuando intentaban ingresar a los EE. UU. Este ya es el tercero de estos terribles asesinatos en Texas solo en los últimos 5 años. No hay un muro en San Antonio, pero hay un muro y una política de prohibición de entrada con devoluciones ilegales a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Donald Trump elevó el muro del apartheid de Israel como modelo para sus propias políticas y afirmó que “los muros funcionan”. Lo hacen, si el objetivo es matar personas y someterlas a políticas racistas y excluyentes.

Para el pueblo palestino, la noticia de las muertes en San Antonio es un claro recordatorio de su propia realidad, descrita en la famosa novela de Ghasan Khanafani «Hombres al Sol». Refugiados palestinos desplazados, desesperados pero al mismo tiempo decididos a construir una vida mejor, mueren en un camión mientras intentan pasar de contrabando de Irak a Kuwait. El conductor luego se queja: “¿Por qué no golpeaste los costados del tanque? ¿Por qué?»

Es la historia y la realidad de aquellas personas que están decididas a arriesgar todo lo que les queda por un futuro mejor. Personas de todo el mundo están golpeando los muros que las mantienen encarceladas, excluidas, oprimidas y segregadas. Es la historia y realidad de un sistema de opresión que sofoca sus voces y culpabiliza y criminaliza a las personas oprimidas.

Sólo 3 días antes, en el muro que cerca el enclave colonial española de Melilla, 37 inmigrantes y personas refugiadas han sido brutalmente asesinados por la policía y las fuerzas militares marroquíes, mientras que la policía española apoyaba el crimen lanzando gases lacrimógenos desde el otro lado. Formaban parte de muchas otras personas que se habían organizado para escalar juntas el muro colonial de Melilla para hacer uso de su derecho a solicitar asilo. El Primer Ministro de España, Pedro Sánchez, describió el intento masivo de alcanzar justicia como un «asalto violento» y «un ataque a la integridad territorial de nuestro país». Por su parte, las fuerzas marroquíes se apresuraron a encubrir su crimen enterrando a los muertos en fosas comunes que intentaron ocultar.

El Ministro del Interior marroquí, al frente de las fuerzas policiales, y su homólogo israelí se habían reunido sólo unos días antes. La normalización desenfrenada reúne a regímenes que comparten políticas de muros y violaciones de derechos humanos y cualquier vínculo adicional con el apartheid israelí sólo exportará más experiencia en represión a Marruecos.

Cuando en 2018 el pueblo palestino se organizó en la “Gran Marcha del Retorno” para protestar pacíficamente contra el muro del apartheid israelí erigido alrededor de Gaza en 1995 y el brutal asedio que impone a la franja costera ocupada desde hace 15 años, las fuerzas israelíes dispararon a voluntad. 189 personas palestinas fueron asesinadas, cientos mutiladas y más de 8000 heridas.

Muchos tienen que abandonar y escapar de sus hogares, las personas palestinas luchan por su regreso a sus hogares. La brutalidad de la supremacía, el colonialismo, el racismo y el apartheid está matando a todes por igual.

Mientras tanto, Polonia anunció el 30 de junio la finalización de un muro de 5,5 metros de alto y 186 km de extensión a lo largo de sus fronteras con Bielorrusia. El proyecto tiene un presupuesto de $407 millones, militariza y sella la frontera donde las personas migrantes están siendo degradadas, criminalizadas y detenidas arbitrariamente. Este muro es un símbolo de las políticas migratorias racistas de Europa: mientras que las personas refugiadas (blancas) de Ucrania son bienvenidas y apoyadas como deberían ser, las personas refugiadas que no son blancas que intentan cruzar la frontera polaca se encuentran con un muro, violencia y devoluciones.

Este junio ha marcado 20 años del inicio de la construcción por parte de Israel de su Muro del Apartheid en Cisjordania. 20 años después, Israel está reforzando su Muro como parte de sus crecientes prácticas de limpieza étnica, apropiación de tierras y violencia. Los trabajadores palestinos que se ven obligados a escabullirse a través de las partes abiertas del Muro del Apartheid para llegar a su trabajo son los más afectados por su fortificación. El 5 de julio, Ahmad Harb Ayyad, un trabajador palestino, fue asesinado a golpes por soldados israelíes cuando intentaba acceder a su lugar de trabajo cerca del Muro en Tulkarm.

Por un Mundo sin Muros

El 9 de julio, se cumplirán 18 años desde que la Corte Internacional de Justicia declaró ilegal este Muro y exigió a los gobiernos de todo el mundo y a las Naciones Unidas que escucharan los golpes en el muro y dejaran de dar ayuda y asistencia a los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad de Israel, y más bien tomen medidas efectivas para detenerlas. No sólo el apartheid israelí continúa construyendo muros: la ideología, la metodología y la tecnología israelíes de los muros se han globalizado. Hoy en día, los muros están creciendo y matando cada vez a más personas en todo el mundo, mientras que Israel y las corporaciones militares, de seguridad y de otro tipo se benefician de los enormes presupuestos que los Estados asignan a estos monumentos de injusticia y exclusión.

El 8 de julio de 2022 se cumplen 50 años desde que agentes de inteligencia israelíes asesinaron a Ghassan Khanafani con el objetivo de silenciar una de las voces más poderosas de Palestina. Hoy en día, las personas refugiadas y migrantes siguen muriendo bajo el calor de los camiones que los pasan de contrabando a través de las fronteras.

Es urgente que nos unamos, escuchemos las demandas de las personas oprimidas y de «l@s otr@s», nos organicemos, alcemos la voz y redoblemos nuestros esfuerzos para superar los sistemas de opresión que cada vez son más mortíferos.

Juntes podemos prevalecer.

En los últimos 50 años superamos el apartheid en Sudáfrica, se derrocaron dictaduras latinoamericanas y líderes indígenas ganaron elecciones presidenciales. Una segunda ola de gobiernos progresistas está llegando al poder en el subcontinente desde donde la gente se ve obligada a irse a Estados Unidos. Los movimientos de personas negras y de color han podido llevar el debate sobre el racismo estructural al centro de la escena. El llamado al boicot, la desinversión y las sanciones, emitido en el primer aniversario de la decisión de la CIJ del 9 de julio de 2005, ha dado a luz efectivamente al movimiento contra el apartheid liderado por palestinos.

Hoy es crucial que estemos juntas por un Mundo sin Muros y:

  • Por el fin de las políticas racistas antimigratorias y de militarización de las fronteras que criminalizan y matan a las personas migrantes.
  • Por el fin de todas las relaciones militares y de seguridad con Israel y sus corporaciones que prueban sus armas y métodos en el pueblo palestino para luego exportarlos como probados en batalla en todo el mundo.
  • Por el fin de los sistemas de racismo estructural y de supremacía, incluida la versión israelí del colonialismo del siglo XXI basada en un sistema vicioso de apartheid y para que la ONU investigue el apartheid israelí y reactive sus mecanismos para luchar contra el apartheid.
  • Por un mundo verdaderamente democrático, justo y ecológico.

Firmas iniciales:

Haga clic aquí para agregar el respaldo de su organización.

OrganizaciónPaís
Anarchist Anti-deportation Group Utrecht (AAGU)Países Bajos
Arab Resource & Organizing Center (AROC)EE.UU.
Associaçāo de Amizade e Solidariedade com a PalestinaMozambique
Associazione Cultura e LibertáItalia
Associazione di Amicizia italo palestineseItalia
AssoPacePalestinaItalia
Bay Area World Without Walls CoalitionEE.UU.
BDS FranceFrancia
BDS BerlinAlemania
Belgian Campaign for Academic and Cultural Boycott of Israel (BACBI)Bélgica
docP – BDS NetherlandsPaíses Bajos
European Coordination of Committees and Associations for Palestine (ECCP)Europa
Grupo IbriqItalia
Ipri-ccpItalia
Jewish Voice for Peace – Bay AreaEE.UU.
Kenyans4PalestineKenia
Legal Centre LesvosGrecia
Media Review NetworkSudáfrica
Medicina Democratica ONLUSItalia
MeliteaItalia
Moroccan Front for Palestine Support and against NormalizationMaruecos
Nederlands Palestina KomitteePaíses Bajos
New weapons research group (NWRG)Italia
Nigeria Friends of PalestineNigeria
Palestina SolidariteitBélgica
Palestine Solidarity AllianceSudáfrica
Palestine Solidarity CampaignSudáfrica
Pan-African Palestine Solidarity Network (PAPSN)África
Philippine Foundation for Science and TechnologyFilipinas
الشبكة الديمقراطية المغربية للتضامن مع الشعوب. Réseau démocratique marocains de solidarité avec les peuplesMaruecos
Rete Romana di Solidarietà con il Popolo PalestineseItalia
Shoulder to Shoulder with PalestineZimbabwe
South African BDS CoalitionSudáfrica
Stop the Wall CampaignPalestina
Stop the War on MigrantsPaíses Bajos
Stop WapenhandelPaíses Bajos
Tadamun AntimiliColombia
Union Juive Française pour la PaixFrancia
University of KwaZulu-Natal Decoloniality Action GroupSudáfrica
Wilpf ItaliaItalia
WomanHealth PhilippinesFilipinas
Women in Black Vienna Austria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.